Es muy importante traer a los más pequeños de la casa al dentista para enseñarles a prevenir futuros problemas.

La primera visita al dentista suele asustarlos por miedo a lo desconocido, es por eso que el papel de los padres es muy importante. Así pues, hay que evitar no usar frases como “Si comes chucherías se te picarán los dientes y el dentista te pinchará” o “si no te cepillas los dientes te tendrán que pinchar en la boca”. Palabras como, pinchazos, agujas, dolor, arrancar dientes… hay que intentar evitarlas siempre.
Por el contrario para que el pequeño venga contento, feliz y hacer de la visita al dentista algo agradable y positivo debemos usar frases positivas como, “vamos a ir a conocer al doctor/a de los dientes para que vea lo bien que te cepillas”.
En nuestro centro disponemos de entretenimiento suficiente para que el concepto de “ir al dentista” sea divertido, entretenido y muy agradable.